Luchar en colectivo para desmontar el poder putrefacto: un análisis de la coyuntura electoral desde el Zapatismo

Orsetta Bellani, Programa de las Américas (Foto: O.B.)

“El mundo lo van a convertir en fincas los capitalistas, por esto hay que organizarse y luchar”, ha afirmado el Subcomandante Moisés durante el seminario “Los muros del capital, las grietas de la izquierda”, organizado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) entre el 12 y el 15 de abril.

La metáfora de la finca recorrió durante los cuatro días que duró el evento en el CIDECI-Universidad de la Tierra de San Cristóbal de Las Casas: la finca es el lugar donde los bisabuelos y bisabuelas – afirma el Subcomandante Moisés – han sido explotados y humillados, y lo que quieren los de arriba es regresar a aquel tiempo. Quieren convertir a los países en fincas de propiedad de los capitalistas. “Las leyes de ajuste estructural no las hicieron los diputados sino el patrón, el capitalismo”, concluyó el subcomandante zapatista.

Quienes especialmente sufren esta explotación son los migrantes, quienes “no se fueron porque quisieron, sino porque ya no pudieron estar en su finca, mejor conocida como país”.

Por esto el EZLN, que durante el seminario ha repetido varias veces “fuck Trump” en inglés, castellano y en las lenguas de los pueblos indígenas de Chiapas, apoyará a la resistencia de los migrantes en los Estados Unidos con los ingresos de la venta de 3791 kilos de café orgánico zapatista.

“Desde lejos los del color de la tierra, les decimos que no están solos, su resistencia y rebeldía también son nuestras”, ha afirmado el Subcomandante Galeano, que recordó la importancia del apoyo que los zapatistas recibieron después de su levantamiento desde la Europa rebelde, el México “de abajo” y la comunidad solidaria de Estados Unidos, quien participó en el seminario con la intervención de Tom Hansen del México Solidarity Network de Chicago.

Foto: O.B.

“Es claro que el pueblo no va a aceptar este nuevo capitalismo”, ha afirmado el activista durante su ponencia. “¿Cómo construimos comunidad en un mundo dominado por el individualismo y el capital? ¿Cómo construimos el liderazgo desde abajo y a la izquierda y cómo lo convertimos en el centro de nuestras prácticas? Éstas son las preguntas que nos ponen los zapatistas”.

Durante el seminario “Los muros del capital, las grietas de la izquierda” las y los ponentes presentaron sus análisis “desde abajo y a la izquierda” sobre la coyuntura actual, en especial la de México y América Latina. “Estudiamos al enemigo para entender su modus operandi”, ha afirmado el Subcomandante Galeano, que compartió su palabra en varias ocasiones en el auditórium del CIDECI.

Luis Hernández Navarro retomó la imagen de la finca propuesta por el Subcomandante Moisés al analizar a vuelo de pájaro la guerra en contra del pueblo mexicano y su resistencia. México es, según el director de la sección opinión de La Jornada, un Estado mafioso más que un Estado fallido.

De acuerdo con Carlos Aguirre Rojas, en América existen gobiernos de ultraderecha, por ejemplo en México y Estados Unidos y gobiernos progresistas que tratan de recuperar los recursos naturales e impulsan programas sociales. Sin embargo, según el sociólogo, no tienen carácter anti sistémico y son pro-capitalistas. “El Estado es parte del arriba, siempre será el enemigo”, advirtió.

Para enfrentar este panorama los zapatistas proponen, una vez más, de organizarse en colectivo. “El grande y poderoso puede ser derrotado por el necio y débil si hay organización”, ha afirmado el Subcomandante Galeano. “El colectivo puede sacar a relucir lo mejor de cada individualidad. La tormenta viene, lo peor está por venir y las individualidades no podrán sobrevivir, hay que luchar en colectivo”.

El espacio colectivo que los pueblos originarios reunidos en el Congreso Nacional Indígena (CNI) están impulsando es el Concejo Indígena de Gobierno. Sus concejales– una mujer y un hombre por cada pueblo – serán elegidos en mayo y su vocera se postulará como candidata independiente en las elecciones presidenciales del 2018.

Varias ponencias se enfocaron en la iniciativa del CNI, criticando las acusaciones que provienen de la izquierda institucional – “la propuesta no divide a la izquierda, que se divide a sí misma”, ha afirmado Paulina Fernández –, y analizando los objetivos que se propone, entre ellos visibilizar la guerra en contra de los pueblos y sus resistencias, además de articular el CNI con otros sectores anticapitalistas del país.

Al reconocer como los tiempos que marca la ley “esta vez marcarán nuestros tiempos”, Carlos González del CNI recordó que será necesario juntar unas 900mil firmas en 17 Estados para, a mediados de febrero de 2018, registrar la vocera del Concejo Indígena de Gobierno, y que en marzo arrancará formalmente la campaña electoral que durará 90 días.

“El CNI quiere registrar formalmente a la candidata pero no quiere competir con los partidos, no quiere el poder que es putrefacto, lo quiere desmontar”, ha afirmado González.

Artículo publicado el 19.04.2017 en el Programa de las Américas: http://www.americas.org/es/archives/19648http://www.americas.org/es/archives/19648