Candidatos presidenciales argentinos prometen calma tras la tormenta de la era Kirchner

Gaston Cavanagh, Vice News

El candidato favorito a la victoria es un ex corredor de motonáutica que ahora es gobernador de la provincia agrícola de Buenos Aires. Y entre sus rivales con más posibilidades hay un ex presidente de un club de fútbol que dio el paso a la política en su mediana edad y un congresista que ha labrado su carrera en las más altas esferas de la administración.

Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa — los tres principales candidatos en las elecciones presidenciales de Argentina del domingo — tienen historias personales divergentes, pero todos abrazan plataformas electorales similares diseñadas para enviar mensajes de calma.

«Después de 12 años de los intensos gobiernos del kirchnerismo la gente está buscando un tipo diferente de liderazgo», declaró a VICE News Juan Germano, director de Isonomía Consultores.

Se refiere al estilo personalista y confrontativo que ha marcado tanto los dos mandatos de la presidenta saliente, Cristina Fernández de Kirchner, y su predecesor y difunto esposo, Néstor Kirchner. Los tres principales candidatos, en la línea de la afirmación de Germano, han dejado claro, o al menos han sugerido en gran medida, que buscarán un acuerdo con los llamados «fondos buitre», que compraron deuda argentina y que la presidenta Fernández ha maldecido repetidamente a lo largo de los años.

«No hay lugar ahora para ese tipo de intensidad», subrayó Germano.

Pero aunque el electorado esté tratando de bajar el volumen eso no implica, necesariamente, buscar una ruptura total con la era Kirchner. El hecho de que Scioli sea el favorito para ganar el domingo se debe en gran parte al apoyo de la presidenta saliente.

Como candidato del Frente para la Victoria, Scioli tiene alrededor del 38 por ciento de los votos, según la mayoría de las encuestas de opinión. Macri, alcalde de la capital y candidato del partido Propuesta Republicana, le va a la zaga a una distancia de alrededor de ocho puntos porcentuales. Y el congresista Massa, del Frente Renovador, está unos diez puntos más atrás.

Los otros tres candidatos han obtenido estimaciones de voto de un solo dígito.

Para evitar una segunda vuelta para el próximo 22 de noviembre, el apoyo a Scioli el domingo tendría que superar el 45 por ciento, o sino, más del 40 por ciento con una ventaja de diez puntos sobre su rival más cercano.

Después de dejar su carrera deportiva, Scioli entró en política en la década de 1990, durante la presidencia de Carlos Menem. Su imagen cobró referencialidad cuando ejerció de vicepresidente de Néstor Kirchner entre 2003 y 2007, y ha gobernado la provincia de Buenos Aires durante los últimos ocho años.

Pero también ha habido momentos de tensión con la presidencia de Fernández, cuando se negó a situarse a su lado en la pelea del gobierno con el grupo de medios de comunicación Clarín.

Según Mariel Fornoni, directora de la agencia de consultoría Management and Fit, Scioli recibió el respaldo de Fernández para esta elección sólo porque ella era incapaz de encontrar un buen candidato con «una forma más pura de kirchnermismo».

Pero si la reputación de Scioli como negociador y persona que evita la controversia puede encajar de manera incómoda con su papel de candidato oficialista, también es una combinación que le ha ayudado a convertirse en el candidato principal.

«Voy a hacer todo lo posible para lograr un futuro mejor con mi estilo y tenacidad y con las lecciones del deporte, que ha sido la escuela de mi vida», dijo Scioli en su cierre de campaña la semana pasada.

En el mismo discurso, sin embargo, también reconoció lo mucho que le debe a la presidenta saliente. «Ella va a dejar el cargo el 10 de diciembre dejando atrás un país ordenado, desendeudado y con paz social», afirmó.

Macri, el rival más cercano a Scioli, por su parte, ha tratado de forjarse una imagen un poco más moderna y democrática que la de los otros candidatos.

Nacido en una familia rica que comenzó su carrera política sólo después de una exitosa carrera empresarial, y luego de un período como presidente del equipo de fútbol Boca Juniors, ganó las elecciones para ser Jefe de Gobierno de la capital en 2007.

Más abajo, en tercer lugar, el diputado Massa es el único de los tres primeros que ha estado dispuesto a asumir el riesgo de hacer propuestas concretas para algunos de los problemas argentinos, como la de utilizar el ejército para combatir el creciente problema del tráfico de drogas en la Argentina.

Con poco más de 40 años, Massa es mucho más joven que Scioli y Macri, que están ambos acercándose a los 60. Un político de carrera que fue jefe de Ministros de la presidenta Fernández entre 2008 y 2009, pero luego se distanció de ella en los años posteriores y ahora trata de representar el «antikirchnerismo».

Según Fornoni, a pesar de las sutiles diferencias entre ellos, Scioli y Massa «ocupan el mismo espacio político», el fundado por Juan Domingo Perón, padre del partido Justicialista, del que Fernandez también proviene.

«Nosotros los peronistas somos como los gatos», dijo Perón una vez. «Cuando parece que nos estamos peleando en realidad nos estamos reproduciendo».

Artículo publicado por Vice News el 25.10.2015: https://news.vice.com/es/article/candidatos-presidenciales-argentinos-prometen-calma-tras-tormenta-era-kirchner