El presidente de Guatemala dice que no va a dimitir después de la masiva manifestación contra la corrupción

Gabriela Gorbea, Vice News

Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, prometió justicia pero dijo que no dimitirá después de que quince mil manifestantes inundaran la plaza central de Ciudad de Guatemala para exigir su dimisión por un escándalo de corrupción.

La manifestación del fin de semana fue organizada completamente desde las redes sociales y parece haber pillado a los principales líderes políticos por sorpresa. Los manifestantes exigieron también la dimisión de la vicepresidenta del país, Roxana Baldetti, después de que la unidad de anticorrupción de Naciones Unidas descubriera una trama de evasión de impuestos y un escándalo de defraudación aduanera, en la que están implicados docenas de altos mandos del Ejecutivo.

«Como presidente, reitero mi compromiso con el ejercicio pleno de la libertad de expresión de los guatemaltecos… he recibido su mensaje de forma clara y contundente», declaró Pérez Molina el lunes por televisión. «Sea quien sea debe de enfrentar todo el peso de la ley con el debido proceso»

El escándalo estalló la semana pasada cuando la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala de Naciones Unidas (CICIG) después de se destapara que una red de funcionarios públicos había estado aceptando sobornos a cambio de recortes fiscales y de obtener tarifas reducidas en las aduanas.

Se estima que han sido defraudados 21.8 millones de dólares, en un escándalo que ya ha sido acuñado como La Línea.

Veintidós personas han sido ya arrestadas en relación al escándalo. Entre ellos ese cuentan Omar Franco, actual titular de la Superintendencia de la Administración Tributaria (SAT), y su predecesor en el puesto, Carlos Muñoz. Las autoridades siguen en busca de Juan Carlos Monzón, el secretario personal de la vicepresidenta Baldetti, y al que se considera uno de los cerebros de la trama. Muñoz está en paradero desconocido desde el pasado 16 de abrl.

Los manifestantes entonaron el «¡Renuncia ya!» en Ciudad de Guatemala y en otras localidades a lo largo del país. Igualmente, expatriados guatemaltecos en Argentina, Chile y Gran Bretaña, se sumaron al clamor popular. Una pareja de novios, asistió a la protesta en la capital antes de intercambiar esponsales.

Según declaró el presidente Pérez Molina en su comparecencia del lunes, las protestas fueron «pacifista, respetuosa, y sobre todo ordenada». Sin embargo, pese a la oleada de indignación pública, el presidente afirmó a la prensa que no piensa dimitir.

Monzón, mano derecha del presidente, es, presuntamente, el principal cerebro en la trama de corrupción. El ministro del interior de Guatemala sugirió la semana pasada que Monzón podría estar en Honduras.

«Claramente nos pudimos dar cuenta que Baldetti encubrió la fuga de Juan Carlos Monzón, cabecilla de esta estructura criminal», declaró el sábado Alejandro Rodríguez, líder estudiantil de la universidad de San Carlos, Alejandro Rodríguez, ante los micrófonos de la agencia AFP.

Pérez Molina le prometió esta semana al pueblo guatemalteco que Monzón sería llevado ante la justicia por su implicación en el escándalo.

«el gobierno debe mantener cero tolerancia a los abusos de autoridad por lo que he dado instrucciones a las fuerzas de seg del país y solicitado ayuda a la comunidad internacional para su [Monzón] pronta captura», proclamó el presidente.

Pérez Molina se anticipó al clamor popular ante el escándalo el pasado jueves, y extendió dos años más el mandato del cuerpo de anticorrupción de la ONU en su país.

El vicepresidente de Estados Unidos Joe Bide exigió durante su visita a Guatemala el pasado marzo, que tal extensión fuese una condición sine qua non para que su gobierno siguiera financiando la lucha contra el crimen organizado en el llamado Triángulo Norte de Centroamérica — una exigencia que fue denegada en su día.

Pérez Molina anunció el martes la creación de sendas comisiones gubernamentales con el objetivo de interceptar la corrupción.

Una de ellas, integrada por economistas, tendrá la misión de supervisar el correcto funcionamiento de la hacienda naciona (SAT). La otra comisión, según dijo Pérez Molina, supervisará la concesiones gubernamentales y sus acuerdos contractuales.

«Ya no queremos a más ladrones en el gobierno», proclamó a los periodistas María Letona, una mujer de 70 años que se manifestó el sábado. «Nos ven como a juguetes. Es una vergüenza lo que le están haciendo a la gente de Guatemala.

La próxima protesta anticorrupción está programada para el 16 de mayo en Ciudad de Guatemala. El país se enfrenta a elecciones en setiembre.

«Esto es una llamada a todo político y legislador — miradnos,» declaró a AFP el sacerdote católico Armando González durante la protesta. «La gente de Guatemala está tomando posiciones porqué no quiere más corrupción.»

Artículo publicado por Vice News el 29.04.2015: https://news.vice.com/es/article/el-presidente-guatemala-dice-que-no-va-a-dimitir-despues-masiva-manifestacion-contra-corrupcin