Chiapas: Arranca semana de solidaridad con Galeano, zapatista asesinado

Orsetta Bellani (Foto: O.B.)

Hoy en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, se llevó a cabo el homenaje a José Luis Solís López, integrante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) asesinado el pasado 2 de mayo. El evento se desarrolló en la plaza principal de la ciudad para denunciar la represión que, a veinte años del levantamiento indígena, sigue golpeando a las comunidades autónomas, y para informar sobre las circunstancias de la agresión.

En la plaza estaba presente una mesa informativa y un escenario donde se llevaron a cabo insterpretaciones musicales, lecturas de poemas y varias intervenciones de simpatizantes del EZLN. La manifestación sancristobalense de hoy es solo uno de los centenares de eventos que se llevarán a cabo en todo el mundo a partir de hoy en solidaridad con el indígena zapatista asesinado, conocido como Galeano. El mismo EZLN ha organizado, para el 24 de mayo, un homenaje a su compañero fallecido en territorio zapatista.

De acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (FrayBa), Galeano ha sido asesinado con tres balazos, un machetazo en la boca y golpes en varias partes del cuerpo durante una agresión en La Realidad, sede del gobierno autónomo zapatista, por parte de miembros de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos Histórica (CIOAC-H), del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), agrupación de Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas.

En un comunicado del 9 de mayo, el subcomandante Marcos denunció la responsabilidad de los tres niveles de gobierno en la agresión, en la que fueron también heridos 15 zapatistas. A su vez, el 5 de mayo la Junta de Buen Gobierno de La Realidad calificó de “paramilitar” a la CIOAC. Dicha organización ya había cometido más que un acto de hostigamiento hacia las bases de apoyo zapatistas, como en noviembre de 2013, cuando miembros de la CIOAC ocuparon tierras recuperadas por el EZLN en la comunidad 10 de Abril, y luego atacaron a personal médico y religioso del hospital San Carlos de Altamirano.

La dirigencia de la CIOAC negó toda responsabilidad en el asesinato de Galeano, aseguró no ser un grupo paramilitar y acusó a los medios y a las redes sociales de hostigar a su organización.