Elecciones en Centroamérica: El Salvador del PNUD vs El Salvador de los candidatos

Fátima Peña, Jimmy Alvarado, Valeria Guzmán, El Faro (Foto: César Hernández)

Si la elección presidencial se realizara este domingo 2 de febrero de 2014, los salvadoreños elegirían a un presidente que no ofrece nada concreto para resolver el problema de las pandillas y que tampoco propone cómo atacar un problema crónico y fundamental: que solo uno de cada cinco salvadoreños en condición de producir tiene un empleo decente. La elección está programada para este domingo 2 de febrero, y a menos que ocurra un milagro de última hora, los 4.9 millones de ciudadanos llamados a votar tendrán que conformarse con decidir entre cinco propuestas generalistas y en las que salvo rarísimas excepciones, no se asume compromisos precisos ni mensurables.

El Faro consultó los documentos oficiales que tres candidatos presidenciales han publicado para dar a conocer su propuesta de gobierno 2014-2019, y habló con los otros dos que, en nombre de organizaciones novatas, harán su estreno en urnas el domingo. Además, El Faro consultó lo que considera una visión cruda y precisa de El Salvador, un diagnóstico claro sobre la situación de este país en el que los gobernantes, según dicho estudio, han actuado a espaldas de las necesidades e inquietudes de la gente.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) patrocinó el Informe de Desarrollo Humano 2013, que sostiene que las políticas de Estado a lo largo de las décadas han estado enfocadas no en solucionar problemas, sino en generar medicinas para atender los síntomas. El IDH 2013 plantea que tradicionalmente y desde el Estado a la gente se le ha visto más como un medio que como un fin. Y el IDH 2013 también sugiere vías a seguir para cambiar este país que ya hace 10 años se convirtió en uno de los más violentos del mundo y cuya economía tiene está postrada desde la segunda mitad de los 90 y del que siguen huyendo unas 60 mil almas cada año.

El Faro examinó el IDH 2013 y extrajo de él información que podría interpretarse como “el problema identificado” y su posible solución, y la agrupó en cuatro áreas: educación, empleo, seguridad pública, y economía y pobreza. Luego de tomar con pinzas algunos de los principales puntos que el IDH 2013 revela en esas áreas, los comparó con las propuestas de gobierno de los candidatos del FMLN, Arena, Unidad, PSP y FPS. El resultado: si uno toma el IDH 2013 como un diagnóstico de realidad, y a la vez como una potencial guía para entender un país y cómo mejorarlo, tendrá que concluir que los candidatos no han logrado mucha sintonía con esa realidad. O al menos, que no lograron plasmarla en sus propuestas de gobierno. Quizás en el área de educación es donde, por ejemplo el compromiso de inversión, permite poner algún cheque de “tarea cumplida”. O, mejor dicho, un chequecito de “promete cumplir la tarea”. Pero en general, lo que se encuentra es una falta de correspondencia entre los hallazgos y sugerencias del IDH 2013, y lo que los políticos ofrecen. En algunos puntos como la “movilidad social”, área en la que El Salvador representa casi a la perfección la maldición de que la cuna socioeconómica es también la tumba de sus habitantes, ninguno de los cinco candidatos ofrece nada. En fin, a problemas concretos, ofertas vagas. El votante tendrá que interpretar mucho para concluir que algunos de los ofrecimientos de los candidatos pueden traducirse como propuestas de solución a algunos de los problemas fundamentales del país.

La información de las propuestas de los candidatos que se presenta en el esquema siguiente es la que contienen los documentos oficiales de Salvador Sánchez Cerén (del FMLN), Norman Quijano (de Arena) y Antonio Saca (Unidad). Con los otros dos candidatos, René Rodríguez Hurtado (PSP) y Óscar Lemus (FPS), a falta de documentación suficiente, El Faro conversó con ellos para que explicaran a viva voz sus ofertas.

Educación

El IDH afirma que 9 de cada 10 habitantes de El Salvador ven en el sistema educativo público una opción para formarse y ampliar sus oportunidades laborales. Asimismo, 9 de cada 10 personas en edad de estudiar van a la escuela pública. En esa línea, el mayor reto en materia de educación para el país es el mejoramiento del aprendizaje, y particularmente en el sistema público. Según el IDH El mejor indicador de la calidad del sistema educativo, y por ende del aprendizaje, es el resultado de la PAES. En 2012, la nota promedio para el sector público fue de 5.0 en una escala de 0 a 10 y donde es necesario sacar 6 para aprobar.

Según el IDH, en El Salvador, solo 6 de cada 10 niños que ingresa al sistema educativo llegará a 9° grado y solo 3 de cada 10 logrará terminar el bachillerato. Además, hasta 2012, solo 15 de cada 100 jóvenes tenía acceso a la educación superior.

El IDH asegura que se debe invertir más en educación. Mucho más. Actualmente solo se destina un 3.4 % del PIB, cuando los demás países latinoamericanos destinan, en promedio, un 5.2 % y la UNESCO recomienda invertir un 7 u 8 %. La baja calidad del sistema educativo se debe en parte a que no hay profesionalización docente, ni un sistema que evalúe la calidad de la enseñanza que brindan. Existen también problemas de cobertura para el nivel preescolar, ya que solo el 54 % de los niños de 4 a 6 años de edad pueden matricularse en la parvularia.

En cuanto al rol orientador del sistema educativo formal, el Informe de Desarrollo Humano también menciona que uno de los problemas más graves que enfrenta el sector es la sustitución del liderazgo de los maestros por el de las pandillas. En muchas comunidades los pandilleros representan en las escuelas la figura de autoridad y de éxito.

Empleo

Según el Informe de Desarrollo Humano 2013 del PNUD, el mayor problema en cuanto al empleo a lo largo de las últimas décadas no ha sido el desempleo, sino el subempleo. Casi la mitad de la población económicamente activa ha estado subempleada, especialmente el sector agrícola y el sector informal urbano. El PNUD define el subempleo como “la actividad laboral de una persona que se dedica a cualquier actividad para sobrevivir, porque no puede encontrar un empleo de dedicación plena con protección social e ingresos suficientes.”

Seguridad Pública

A partir de los Acuerdos de paz, los homicidios en El Salvador ascendieron hasta llegar a la tasa de 70 por cada 100,000 habitantes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una tasa que supere los 10 por 100,000 es considerada epidemia. El informe del PNUD señala que a pesar de que la tregua iniciada en marzo del 2012 redujo la cantidad de homicidios, la inseguridad permanece y las pandillas se han convertido en referente de éxito en las escuelas y comunidades.

Economía y pobreza

Según el IDH el problema fiscal de El Salvador puede resumirse en que no hay recursos suficientes para financiar al Estado. Como consecuencia de esto, uno de los problemas más graves en materia económica es el aumento de la deuda pública. En 2012, la deuda pública era del 56.7 % del PIB. Además, la tasa de crecimiento económico promedio anual registrada entre 1990 y 2012 fue demasiado baja: 3.1 %. En cuanto a movilidad social (que las personas puedan escalar en los estratos socioeconómicos), el índice hasta 2011 era de 95, en el que 0 es una sociedad con movilidad perfecta y 100 el caso de un colectivo estancado.

Artículo publicado en El Faro el 27.01.2014: http://www.elfaro.net/es/201401/noticias/14545/